Blog

Tres próceres literarios

Por Andrea Iglesias.

Cada 23 de abril se celebra el Día internacional del libro. Este día se conmemora el fallecimiento de tres próceres literarios: Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. Los tres acontecieron en 1616, pero ¿por qué? ¿Qué hicieron estos autores para que se les otorgue tamaño reconocimiento? Te invitamos a descubrirlo, leyendo esta nota.

Cada cual, Sancho, es hijo de sus obras

Cervantes, quien tuvo una vida en sí misma caballeresca, fue poeta, soldado, prisionero turco, dramaturgo, agricultor, novelista, prisionero español… Hombre en la España de fines del siglo XVI y principios del XVII. Todas esas experiencias influyeron en las que serían su obra cúlmine: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Este texto, en tono de parodia a las novelas caballerescas, cuenta las aventuras de un hidalgo empobrecido y viejo, y se considera que dio origen a la novela moderna. Cervantes usa un lenguaje realista en la forma de hablar de los personajes y centra el relato en el protagonista: un hombre que, luego de perder la cordura por leer historias de hidalgos, sale a buscar sus propias aventuras. Para ello, atraviesa diferentes pruebas hasta cumplir su misión: completar el camino del héroe.

Asimismo, aparece la polifonía, entendida como la diversidad de voces en el relato, solo se puede hablar de los otros a partir de la representación de sus lenguajes. Junto con esto, se incluye la diversidad de géneros discursivos, como pueden ser cartas o poemas, y la confluencia de diferentes tipos de novelas, en el caso del Quijote, además de la caballeresca, se identifican la pastoril y la picaresca.

Sobre la importancia de la obra en sí, principalmente para “educar la inteligencia de los jóvenes”, reflexiona Dostoievski en La mentira se salva por otra mentira:

“notad que ese Sancho, el escudero, es la personificación del buen sentido, de la prudencia, de la astucia, y que, sin embargo, se ha convertido en compañero del hombre más loco del mundo; ¡precisamente él, y ningún otro! A cada instante engaña a su amo, lo engaña como a un niño pequeño; pero al mismo tiempo se siente lleno de admiración por la grandeza de su corazón y cree reales todos sus sueños fantásticos; no duda ni un minuto el que su amo no llegue a conquistarle una ínsula”.

Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos llegar a ser

Con poco griego y nada de latín, llega William Shakespeare a Londres. A lo largo de su vida se reinventa, pasa de ser poeta a dramaturgo y, luego, empresario teatral (incluso actor).

Consultada Lucía Imbrogno, estudiante de Letras de la UBA, nos comentó que:

«en relación a su obra, para él todo fue maleable: el verso, los géneros, la propia materia de las fuentes.  Se nutrió del pasado y del presente y los usó para sus propios fines artísticos: textos clásicos, obras literarias de toda índole y crónicas históricas fueron, lejos de toda solemnidad, arcilla en sus manos con las que moldeó piezas que al día de hoy causan fascinación. Sin duda influenciado por la época que le tocó vivir, marcada por la transición de las certezas medievales a la relativización de la Modernidad, supo explotar las posibilidades artísticas de la experimentación con el lenguaje en el despojado escenario isabelino y en medio del rico caldo de cultivo de la Inglaterra de Isabel y Jacobo le dio vida a personajes tan variopintos como inolvidables». 

Sabed que somos hombres

El Inca Garcilaso de la Vega, mestizo descendiente de Isabel Chimpu Ocllo, princesa Inca, y de Sebastián Garcilaso de la Vega y Vargas, capitán español, sería el primer escritor americano en ser reconocido en el Viejo Continente y en poner en relieve la cultura Inca, desde el punto de vista interno, de quien forma parte de ella.

Por medio de la tradición oral, tan fuerte en la cultura incaica, conoció la historia de su pueblo materno. Dominaba el quechua tan bien como el español, lo cual le permitió oficiar de mediador cultural. 

Con el objetivo de aclarar los errores que la falta de comprensión de los conquistadores tuvieron, por no dominar la lengua hablada por los Incas, escribió Comentarios Reales, un texto filológico que busca explicar la importancia de comprender la lengua originaria de los relatos. A diferencia de la filología tradicional, no había textos escritos sobre la historia del Imperio Inca, motivo por el cual su historia personal cobra principal importancia. Sus tías maternas se encargaron de que él conociera la historia que estaba comparando con las interpretaciones que habían escrito los historiadores españoles (Margarita Zamora).

Además de estos tres próceres literarios, te invitamos a que nos cuentes qué otros autores considerás que cambiaron el rumbo de la literatura y por qué.

3 comentarios en “Tres próceres literarios

  1. Greetings! I know this is kinda off topic nevertheless I’d figured I’d ask.
    Would you be interested in trading links or maybe guest writing a
    blog post or vice-versa? My blog goes over a lot of the same topics as yours and I feel we could greatly
    benefit from each other. If you’re interested feel free to shoot me
    an e-mail. I look forward to hearing from you! Wonderful
    blog by the way!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.