Blog

La educación de los niños con autismo

Día internacional del autismo

Por Andrea Iglesias.

Cada 2 de abril se celebra el día internacional del autismo (Asamblea General de las Naciones Unidas, RES 62/139), con el objetivo de promover la inclusión social de las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA). En el mismo sentido, en Argentina, la ley 27.043 declara de “interés nacional el abordaje integral e interdisciplinario de las personas que presentan trastornos del espectro autista”. 

Aprovechando esta fecha, desde LUL, queremos tomarnos un momento para aportar nuestro granito de arena y hablar sobre la educación de los niños con autismo.

¿Qué es el TEA?

El TEA es una afección neurológica que tiene impacto en las interacciones sociales, habilidades comunicativas, lenguaje y flexibilidad en las conductas de las personas que la presentan. Cuando se menciona al TEA se está abarcando diferentes denominaciones que incluyen al Trastorno Autista, Trastorno de Asperger, Síndrome de Rett, Trastorno Desintegrativo y Trastorno del Desarrollo no Especificado (CODAJIC).

Esta condición suele manifestarse en los niños durante los primeros 3 años, y los acompaña a lo largo de toda su vida. Para brindarles el apoyo adecuado, es fundamental una temprana identificación de este cuadro y la comprensión de las características particulares que presenta. En estas tareas, los profesionales de la educación ocupan un rol central (Autism Society).

Abordaje desde la escuela

Aprendizaje de Educación de niños con autismo
Aprendizaje de Educación de niños con autismo

La guía sobre educación inclusiva dedicada específicamente a estudiantes con TEA, publicada por el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, destaca que los cuadros clínicos y apoyos requeridos por las personas que tienen esta condición son sumamente heterogéneos. Sin embargo, indica que, para favorecer que el estudiante pueda predecir y anticipar situaciones, el ambiente escolar debe ser “ordenado, estructurado y proveedor de información visual para ayudar a la comprensión”. Asimismo, se aconseja el uso de apoyos visuales como modo de facilitar el procesamiento de la información, y de materiales y recursos didácticos orientados a facilitar la interacción social, resaltando que se debe priorizar aquellos por los cuales el niño se sienta atraído.

Del mismo modo, el equipo interdisciplinario Somos Red (integrado por Sofia Palazzo, Lic. en Psicopedagogía; Andrea Navarro, Lic. en Psicología; y Solana López, Fonoaudióloga) propone que, más allá de la condición, cada persona es diferente y aprende de modos distintos. Por lo tanto, “no hay que adaptarse al otro, sino entender que no hay una única forma de hacer las cosas”.

Otro punto que destaca el equipo Somos red es el rol de las familias en el proceso de aprendizaje, entendiendo que “son ellas quienes pueden ofrecer, mayor cantidad y diferentes oportunidades de aprendizaje, enriquecerlas y acompañar a los niños en el proceso para brindarles un ambiente propicio y rico en experiencias” (Somos Red).

En conclusión, la escuela y la familia son los pilares para darle a los niños con autismo herramientas que los ayuden a facilitar su inclusión social y superar los retos particulares que la condición les plantea.

¿Tuviste la posibilidad de formar parte de la educación de niños con autismo? ¿Cómo enriqueció tu vida la experiencia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.