Preparando las naves: IV Encuentro LIJ

AdobePhotoshopExpress_5f8fec18b60a4befa5cb399baecf2a33Se acerca agosto y con él un nuevo encuentro que reúne lo mejor de la literatura infantil y juvenil en zona norte. Estamos en preparativos del IV Encuentro LIJ y para esta ocasión tendremos dos jornadas intensas con mucha actividad en torno a la lectura y el mundo de la LIJ. ¿Preparados para sumarse?
Para arrancar con esta fiesta, en la Escuela N.10 de Martínez, los alumnos de primaria harán una muestra para padres y maestras sobre lo realizado este año en el Rincón de Lectura. Además, invitaremos a una editorial que charlará con los chicos acerca de cómo se edita un libro y finalizará la jornada en la escuela con una muestra de ilustraciones y poemas de los alumnos.
La primera jornada de esta fiesta de la lectura, el viernes 11, tendrá un cierre de lujo en El Living de Olivos porque tendremos de invitados a los autores Ana María Shua, Franco Vaccarini y Patricia Suárez, con quienes tendremos una charla abierta.
El cierre del encuentro LIJ será el sábado 12 con la presencia del ilustrador Pablo Médici, conocido como Brocha, y destinado al público infantil con una actividad sobre libros de dicho autor y una entrevista abierta en la que Brocha nos deslumbrará con su arte.

Ciclo de autores de Vicente López: Loreley El Jaber y José María Guerrero

José María Guerrero

escritores-35Nació en Buenos Aires en diciembre de 1942. Casado, tres hijos y cuatro nietos, radicado en Olivos. Licenciado en Publicidad, graduado en la UCES, y Consultor Psicológico (Escuela Argentina de Psicología Social).
La premisa fundamental es escribir por placer, dictamina el escritor. Describe vidas ajenas o rescata recuerdos de los seres anónimos sin memoria. Adora la mentira verosímil, la realidad es un conjunto de creencias, y la humanidad un enorme oxímoron.  Desde historias ficticias cargadas de realismo hasta sueños fantásticos. Siempre en prosa, con profundo respeto por la poesía. El teatro lo entusiasma, acelera su respiración y disfruta de los personajes que dialogan con vehemencia, ternura o un poco de insanía, sentimientos y estados alterados, propios de las contradicciones sociales. En el proceso aparecen en primer lugar las imágenes, luego el concepto o significado y más tarde las palabras que completan la idea, refuerzan o debilitan la comprensión. No le gustan los relatos lineales, admira los meandros de los riachos que siguen buscando lugares nuevos para regar.
Se han publicado tres libros suyos: “Recuerdos Ficticios”, una serie de cuentos, “Flor de Lis”, novela en capítulos unitarios, y “Mostradores”, una obra de teatro. Ha participado en diversas antologías y ha obtenido tres primeros, distinciones especiales y menciones de honor en concursos literarios de cuentos y dramaturgia.

Fragmento de “Recuerdos ficticios”

Parecía viejo por su forma de caminar, aunque no había llegado a los treinta. Rodilla izquierda tiesa, soldada; hombro derecho inclinado, para facilitar el balanceo siniestro, ese que le daba su particular estilo, casi reciente, después de la caída. Y el resto de la figura acompañaba; metía miedo entre los pibes del club. Roeglio Setanta había sido un mediocre maratonista, hasta que se dedicó a trepar balcones y tomar prestado, a cuenta de unos prometedores caballos, que ignorantes ellos, nunca se apuraban por llegar. Tuvo suerte en el aterrizaje desde la linda casa de Florida; no había nadie en la calle, era de madrugada, verano, calor, vacaciones. Estuvo tirado boca abajo, hasta que el mediodía se lo llevaron a la salita, luego al hospital y de allí escapó, evitando molestias explicaciones. Lo ayudó el adivino del barrio, amigo de ley, ciego total. Costaba imaginarse a Ramón, con anteojos oscuros y bastón blanco, empujando la silla de ruedas desde el hospital hasta la casa de Rogelio, en Munro.

Loreley El Jaber

b6750-598725_367543529994429_840854256_nNació en Buenos Aires en 1972. Es poeta y ensayista. Es Doctora en Letras por la Universidad de Buenos Aires e investigadora  del Conicet. Es docente de Literatura Argentina en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.
Publicó su libro La Playa (Viajera Editorial, 2010), La Espesura (Ediciones Del Dock. 2016) y diversos poemas en las revistas Contratiempo (Chicago, 2007), Casquivana (Buenos Aires, 2012) y Sala Grumo (Buenos Aires/ Río de Janeiro, 2013 y 2015). Poemas suyos fueron traducidos al portugués.
Sus publicaciones incluyen, entre otros, el libro de ensayo Un país malsano. La conquista del espacio en las crónicas del Río de la Plata (2011) y el volumen “Una patria literaria”, de la Historia crítica de la literatura argentina (2014), que coordinó en colaboración.

Tres poemas de “La espesura”

Estoy anclada en un mar
de profunda espesura
intento remar
me detengo en la consistencia
de esa agua sin luz
y entiendo que mi destino
no está en el avance ni en el movimiento
ni siquiera en la persistencia
sino en esa espesura repleta de pliegues
que me convoca
a través del tiempo

Qué ganas de desaparecer
que no haya ni tierra ni lógica ni esperas
desaparecer por un rato
y flotar liviana
acariciando el viento
revolcándome en el aire tibio de la mañana
con mi pelo dibujando el cielo
y la mirada limpia
sin un gramo de espesura

Hay un punto
entre tiempo y tiempo
un momento dulce
en que la espereza se hace a un lado
y nosotros
nuestros ojos

un punto
sin escritura posible

El valor de la palabra

Por Daniela Rosito.

Se acerca el final de otro año que nos ha dado grandes satisfacciones. Uno de los logros de este 2016 es haber cumplido una meta más dentro del Programa Comunitario ofreciendo un espacio para la palabra, como me gusta decirle, en los hogares de abuelos. Tengo la suerte, como directora y voluntaria, de pasar por todas las actividades que LUL ha hecho durante años. Cada una tiene su sabor particular, sus gratificaciones, sus dificultades, sus logros. Este año, personalmente, me ha tocado vivir una de las mejores y es, precisamente, el compartir cada jueves en el Hogar San Germán con los abuelos algo de eso que soy y que viene conmigo: las letras. Al principio, el grupo de voluntarios que asiste a los hogares de abuelos no sabía con qué expectativas emprender esta tarea, pero más allá de la difícil tarea de dedicarnos a un grupo etario tan especial como este, la realidad ha superado cualquier expectativa. Aprendimos en este camino que estamos emprendiendo que la palabra sigue siendo lo más esencial y que ella, en contextos como estos, ha permitido que se recupere la imaginación tal como un niño, ha abierto un canal de comunicación importante entre las mismas personas que todos los días conviven bajo el mismo techo; ha logrado forjar una confianza, sin duda, especial para con nosotros; ha permitido que los problemas y las dolencias se dispersen para darle lugar a la poesía, a los juegos de letras, a las anécdotas divertidas, a las canciones, a los chistes, a las sonrisas. Es difícil expresar con palabras lo que llega al alma. Creemos que es mutuo o, al menos así, nos lo transmiten. La lectura a otros es importante porque es una forma de compartir, sobre todo cuando parece que tenemos cada vez menos tiempo de escuchar al otro. Hoy quisiera transmitirles a ustedes, lectores, lo que una mirada de un abuelo puede decirnos, o al menos, lo que esa mirada me dice cuando recito un poema, cuando les leo el texto que armaron entre todos, cuando les contamos sobre nuestra tarea o cuando simplemente aparecemos con nuestro saludo eufórico. Pero solo quedan hoy las palabras. Agradezco a cada voluntario la gran tarea que llevan a cabo, porque hemos logrado ser parte de esas vidas a través de la palabra y siendo lo que somos, con lo mejor que tenemos.
Les regalo, por último, un poema que escribí con cada aporte de los abuelos del Hogar Del Valle en Florida.

Suspiros de tu boca de fresa
Sueños que tienes al dormir
Sueños de ir hacia aquel lugar
del cual siempre vuelves.

Silencio penetrante,
como el que estremece
en la entrada de la Iglesia.
Olvidar aquellas horas de silencio,
como se olvidan las horas
frente al pupitre de la escuela.

Hermoso jardín el de ella
al que quiero entrar.
Bello jardín en el que quiero
permanecer contigo.

Capacitación en narración oral en El Living de Olivos

Un día lluvioso de julio realizamos nuestra Capacitación en Narración Oral. Nuestras narradoras voluntarias compartieron sus experiencias con la narración y sus actuales proyectos. Débora Pert nos presentó su libro recién salido del horno, “El hilo de Ariadna”, un hermoso proyecto de literatura infantil que se hizo realidad. Entre un buen té y cosas ricas, la charla derivó a varias anécdotas relacionadas a la narración y la importancia de ella. No faltaron los tips para todo aquél que quiera iniciarse en la narración oral para chicos y para adultos. Hubo tiempo de leer una consigna para practicar esos tips. Finalmente, cerramos esta tarde lluviosa con un hermoso cuento que narró Débora, “Cambiar el mundo” de Cucha de Águila.
El sábado 29 de agosto repetimos la capacitación y tendrá una segunda parte, práctica, para quienes asistieron a la primera y para aquellos que quieren sumarse en la próxima. Quien rompió el hielo fue Débora con la narración de un cuento. Cada participante se presentó y nos contó un poco de sus profesiones y el por qué fueron a esta capacitación y con qué expectativas. Una charla amena y continua entre las presentes, ese clima tan especial al que nos tiene acostumbrados El Living de Olivos de Silvina Rodríguez. Graciela nos dio los tips para empezar a narrar un cuento. Ambas narradoras contaron su experiencia y proyectos actuales. Se presentó bibliografía de cabecera para el tema de la narración y nos quedó pendiente la parte práctica con las consignas preparadas por las narradoras para el 3 de Octubre.

Festejamos el Día del Libro

El sábado 25 de abril festejamos el Día Internacional del Libro con tres actividades en la misma tarde: Cuenteada, entrega de libros gratis, liberación de libros en la plaza. Ya nos esperaban las narradoras para la ocasión, Graciela Sarcone y Débora Pert. Voluntarias y narradoras nos dispusimos a ocupar un pequeño espacio de la plaza. Colocamos por primera vez nuestro banner, gracias al trabajo de una de las ilustradoras que colabora con nosotros, Carolina Cesario.
Preparamos el espacio para la narración de cuentos y los libros en los canastos, listos para ser regalados al cierre de la Cuenteada. Los chicos llegaron por todos lados. Abandonaron juegos y hasta los pochoclos y se quedaron atentos esperando que la función empiece. ¡Empiezan los cuentos! Los chicos muy atentos, seguían cada detalle de ellos, acompañaban las miradas y los movimientos de la narradora, se sumergían en las historias. Silencios, risas, emociones. Todo lo que nos puede ofrecer un cuento estaba allí presente, en ese pequeño espacio de la plaza. De repente, nos perdimos un poco entre la gente que se acercaba a ver y a escuchar.  Al término de los cuentos, en medio de mucha alegría, las narradoras se presentaron y Leamos un libro hizo un cierre.  Los invitamos a todos a chusmear un poco los libros que trajimos para regalar. La gente se abalanzó sobre las canastas llenas de libros. Luego, nos fuimos a recorrer la plaza, con los pocos que quedaban. Donde íbamos, la gente contenta recibía un libro. Algunos hasta se recomendaban libros entre ellos, a medida que iban recorriéndolos un poco. Chicos, adolescentes y adultos se llevaron a casa un libro (¡o varios!) para seguir este compromiso con la lectura que iniciamos nosotros con este gesto.  Como cierre, liberamos algunos en bancos de la plaza bajo el lema “Libro libre”. Hasta tuvimos la oportunidad de ver cómo se encontraban algunos con esos libros, cómo se los llevaron y hasta lo abrieron para leerlo un rato en la misma plaza. Gran día, sin duda.

“La ratita blanca” en El Living de Olivos

Volvimos a El Living de Olivos para una nueva función de “La ratita blanca”, una obra de títeres para chicos entre 4 a 8 años. Después del cole, se vinieron los chicos para el Living, y con orejas bien atentas escucharon la consigna de Silvina Rodríguez, nuestra anfitriona. Antes de la obra, los chicos pensaron por qué la obra se llamaba así y dibujaron cómo se imaginaban a la ratita. Algunas niñas incluso aprovecharon el tiempo, antes de que empiece la obra, para ojear libros. Al término de la función, ¡manos a la obra! para armar cada uno su propio títere de mano de la ratita y el ratón (aunque la ratita tuvo mayoría) y decorarlo a gusto.

Entre comillas y un café

El sábado estrenamos una nueva propuesta coordinada por uno de nuestros voluntarios, Sebastián González. “Entre comillas y un café” es una propuesta diferente. Un encuentro literario en el Café, en el cual los participantes comparten experiencias de lectura y se invita a reflexionar sobre los autores y sus obras a través de citas y fragmentos. Además, es un espacio para compartir la lectura de algún texto que el participante quiera compartir. Charla, debate, intercambio, lectura, calidez y una buena merienda: todo esto estuvo presente en nuestro primer encuentro en el Café Dulce York (J. B. Alberdi 905/907, Olivos).
En este encuentro comentamos sobre: las obras de Orwell, Zamyatin, Huxley y Bradbury (distopías); la poesía y la política de la blasfemia de Arthur Rimbaud; la escritura como tópico en novelas como “Ficciones” (Jorge L. Borges), “Expiación” (Ian Mcewan), “Frankenstein” (Mary Shalley); la poesía simbolista y el concepto de belleza de Charles Baudelaire; la poesía de Pessoa y Alejandra Pizarnik; las obras de Heinrich Böll, ironía y retrato del artista; obras juveniles y románticas (Gayle Forman, John Green); la obra “La hora de la estrella” de Clarisce Lispector; Dotoievsky y “El jugador” como autobiografía; las influencias en la escritura de Murakami; la obra de Alejandro Dolina; entre otros.  Leímos: poemas de Hugo Mujica, Charles Baudelaire, Fernando Pessoa y Alejandra Pizarnik; un fragmento de “La hora de la estrella” de Clarice Lispector y un poema de Lisabeth Endres (poeta y dueña de Dulce York).Realmente se nos fue la tarde-noche compartiendo experiencias de lectura. Agradecemos a los participantes, al coordinador y a Gimena López por fotos y video del evento. Los esperamos en un próximo encuentro a mediados de mayo (a confirmar).

Taller: Arma tu propio libro navideño

Despedimos el 2014 con la versión navideña del taller infantil “Arma tu propio libro” en El Living de Olivos. Esta vez los chicos presentes partieron de distintos comienzos de cuentos navideños para seguir por su cuenta con la historia y armar así su libro navideño para llevar a casa. Leímos primero cada uno de los comienzos: duendes resfriados que hacen lío con los regalos, un cocinero que se queda dormido, la carta al editor de un diario preguntándole si existe Papá Noel…¡Y manos a la obra! Además de crear nuevas historias con esos comienzos los chicos podían ilustrar el libro con imágenes y hacer sus propios dibujos con diferentes materiales. Por último: título al libro e ilustración de tapa. ¡Y listo los libros navideños!

Cuenteada Navideña

Hermoso día para salir a contar cuentos, aunque el calor nos hizo esperar un poco a que los chicos salieran de sus casas o dejaran un rato la pileta para venir a la plaza. Como siempre, nos pusimos en preparativos de nuestro espacio de narración, junto al árbol, apenas llegamos. Una vez todo listo, algunos curiosos se acercaron. Se acercaron algunos, muy interesados en la propuesta y a la espera de que comiencen los cuentos. Para comenzar, Silvina rompe el hielo con un villancico navideño que todos acompañamos con palmas. Dado comienzo de la Cuenteada, Daniela narró un cuento bien “argento”, como dijimos ese día, ya que fue escrito por uno de los voluntarios de Leamos un libro, Sebastián Gonzáles. “Renos de paro” fue, entonces, el primer cuento narrado en esta tarde. Rodolfo y los demás renos, cansados de tanto trabajar, deciden hacer paro para que sean escuchados sus reclamos justo el día de Navidad. Papá Noel entonces deberá buscar quién pueda llevarlo, pero este cuento tendrá su final feliz. Cuento que, además, tiene su versión en audiocuento.
Chiara nos contó “Una confusión de navidad” de Liliana Castello. Los chicos estuvieron bien atentos a la historia de los duendes que, por causa de un resfrío, hicieron un lío con los regalos. Retomando el tema del cuento de Chiara, Daniela narró “El duende que quería ser Papá Noel” de Frank Baum. Tuk, uno de los ayudantes de Papá Noel, el más bromista de todos, quiso ser Papá Noel por un día. Al final de la historia, entendió que no era tan fácil como pensaba. Por último, Silvina, para cerrar la Cuenteada, nos contó el hermoso cuento de “El Cascanueces”.
Al cierre, regalamos copias de los cuentos narrados en esta ocasión e hicimos reparto de los souvenirs navideños para colgar en el arbolito.Y, finalmente, regalamos libros, más souvenirs, caramelos y nuestra tarjeta de presentación. Un hermoso rato de cuentos para chicos y la familia.