Cuenteada+Picnic infantil+Libro libre

Una tarde más en una plaza, pero esta vez en la Plaza Almafuerte de Villa Martelli. Una tarde diferente, solidaria, y en compañía de la juventud de Acción de la parroquia Nuestra Señora de la Guardia. Nos preparamos para una Cuenteada, en la que nuestro narrador invitado, Jorge Potenza, narraría para los chicos. Compartimos una merienda con los que se acercaron. Un picnic en el que también hubo libros y lectura. Como broche de este día, liberamos libros en la plaza con la ayuda y creatividad de los jóvenes de la parroquia.

Picnic Literario

Al finalizar la Cuenteada, nos ubicamos en otra parte de la plaza Vicente López y Planes para hacer el Picnic Literario, una actividad que compartimos con los jóvenes. En esta ocasión hubo variedad de lecturas y recomendaciones. Le dimos un especial lugar a la poesía y hemos puesto a disposición algunos libros para regalar a nuestras visitas, como Pizarnik y Whitman. Hablamos de muchas cosas y, sobre todo, compartimos recuerdos en torno a ciertas lecturas. Cecilia, por ejemplo, nos recitó un poema de Fontanarrosa “A veces pienso…”, ella recordaba haberlo leído de adolescente en una revista de Humor gráfico. Victoria, una de nuestras invitadas, lo buscó en el celular para ver si encontraba la fuente y lo curioso es que lo encontramos en un blog, por alguien que también lo sabía recitar, que lo había leído en la misma revista en el ‘72 y lo transcribió para dejarlo plasmado en algún lado. Yo se los dejo aquí:

A veces pienso
no es tan difícil de que esto ocurra
pienso en las cosas que se han perdido
sin yo notarlas, sin yo notarlas
que se han perdido
Fueron quedando
algo pequeñas y retrasadas
aquellas cosas
Basta pensarlas
pero no mucho
Basta fijarse
cuando uno anda
en las pavadas tontas y quietas
tontas pavadas
que los caminos ponen delante
a los que andan
Y vuelven solas,
aquellas cosas
incluso algunas muy tonterías
muy pocas cosas.

Silvina nos trajo “La guarida del pez” y “Entre diálogos de seda y sauces en oración” (haikus) de Susana Boveda. Silvina nos mostró lo cambios que tuvo la tapa de “La guarida del pez”, reflexionamos sobre el título del libro de haikus y nos leyó algunos. Con las jóvenes invitadas se habló un poco de todo. La importancia de la lectura desde la infancia. La escritura juvenil y su proceso. Volvimos a John Green, Alejandra nos trajo “Inevitable desastre” de McGuire y comentamos sobre novelas de ese estilo. Sin duda, los policiales también fueron centrales en nuestra charla: Conan Doyle, nunca se dejará de leer. Graciela nos regaló la lectura de dos poemas de Hugo Mujica, hermosos. Emiliano habló de Cortázar, Yanina ya tiene varios libros en su lista para leer (como suele pasar cada vez que hacemos esto) y Daniela, entre tantos que trajo (Darío, Baudelaire, Pizarnik…) leyó “La caricia perdida” de Alfonsina Storni, incluido en la primer antología que compró sola en una librería cuando era chica y que marcó el inicio de su admiración por la poetiza. Como cierre, se llevaron todos un “Carpe Diem” (Whitman) de recuerdo. El picnic es una grata experiencia para todos, un rato muy agradable entre gente curiosa por los libros. Siempre es un buen lugar para intercambiar mucho más que lecturas.

Picnic literario infantil en el Hospital Dr. Pedro Elizalde

Por Andrea Ledesma

Todo indicaba que la mañana sería  fría y nublada, pero el sol nos sorprendió aquella hermosa mañana del 26 de septiembre en el patio del hospital Pedro Elizalde. Alejandra y el grupo de voluntarias del lugar nos recibieron con muchas ganas de realizar el picnic literario que esta vez, a diferencia de los anteriores, era para los más chiquitos. La convocatoria fue muy alegre, con música y una guitarra que sonaba de fondo con canciones de María Elena Walsh. Una vez reunidos los chicos y algunos papis en las mantas del picnic compartimos entre todos galletitas y jugo mientras nos preparábamos para narrar el cuento elegido: Sapo Verde de Graciela Montes.
Gracias a las caritas sonrientes  los nervios se fueron del todo en ese momento y logré narrar el cuento, lo que disfruté mucho. Siguieron las actividades: armado de títeres y de un libro álbum grandote que quedó hermoso y dejamos en el hospital junto con algunas copias de los libros del proyecto “Regalamos cuentos”. Crayones y plasticola por todos lados, pintamos,  jugamos y nos reímos mucho.
Una mañana muy linda, llena de buena energía y divertida.La alegría que nos trasmitieron los chicos del hospital nos motivó a seguir trabajando en distintos espacios y a seguir creciendo como organización.

II Picnic Literario Juvenil

Después de una buena convocatoria para el 1er Picnic literario juvenil, lanzamos el segundo en la plaza Vicente López y Planes. Por cierto, el tiempo ayudó, fue una tarde soleada, ideal para picnic. Tuvimos muchos libros para recomendar, lecturas, libros para regalar, letras de canciones, música, cosas ricas para compartir, mateada y jugamos al Dígalo con mímica versión libros. ¿Qué mejor?

Doblete literario: Cuenteada primaveral + 1°Picnic Literario Juvenil

Volvimos felices de la exitosa Cuenteada primaveral y el 1er Picnic Literario juvenil que tuvieron cita en la plaza Vicente López y Planes de Olivos. Como de costumbre, llegamos a la plaza con nuestro nuevo estandarte, y hasta estrenando remeras. Armamos nuestro humilde  “escenario”, junto al árbol como es nuestra costumbre. Dispusimos nuestros souvenirs, la manta en el suelo para que se sienten los chicos y salimos a invitar a la gente. Además, a modo de colaboración con la organización, realizamos un sorteo de dos tortas y una de las antologías de la edición 2011 de “Regalamos Cuentos”. En la Cuenteada, dirigida a los niños, rompió el hielo Silvina Rodríguez (representante de Tierra de libros) quien contó una fábula de Graciela Repún. Daniela Rosito (titular de Leamos un libro) narró “Sapo Verde” de Graciela Montes y, para finalizar, Daniela y Silvina representaron el primer capítulo de “Ruperto y los extraterrestres” de Roy Berocay. Además, colaborando con las rifas y la organización tanto de la Cuenteada como del Picnic, estuvieron parte del equipo de Leamos un Libro. Por primera vez armamos un Picnic Literario para jóvenes y este es el primero de muchos que seguramente vendrán y ojalá sigan siendo tan productivos como lo fue éste. Entre mateada, cosas dulces y saladas, en primer plano estuvieron los libros. Hubo souvenirs para los jóvenes y algunos libros de regalo. ¡Pero mucho más que eso! Fue una jornada en la que hablamos de libros y  más hasta que se hizo de noche. Fue una buena oportunidad para conocer a otros lectores, ver coincidencias en gustos y en opiniones y, por supuesto, para compartir las lecturas que más nos gustan. Todos compartimos y recomendamos lecturas. Nos hemos vuelto a casa con mucha información y lista de futuros libros. Fue un verdadero picnic literario. No faltó nada.