El valor de la palabra

Por Daniela Rosito.

Se acerca el final de otro año que nos ha dado grandes satisfacciones. Uno de los logros de este 2016 es haber cumplido una meta más dentro del Programa Comunitario ofreciendo un espacio para la palabra, como me gusta decirle, en los hogares de abuelos. Tengo la suerte, como directora y voluntaria, de pasar por todas las actividades que LUL ha hecho durante años. Cada una tiene su sabor particular, sus gratificaciones, sus dificultades, sus logros. Este año, personalmente, me ha tocado vivir una de las mejores y es, precisamente, el compartir cada jueves en el Hogar San Germán con los abuelos algo de eso que soy y que viene conmigo: las letras. Al principio, el grupo de voluntarios que asiste a los hogares de abuelos no sabía con qué expectativas emprender esta tarea, pero más allá de la difícil tarea de dedicarnos a un grupo etario tan especial como este, la realidad ha superado cualquier expectativa. Aprendimos en este camino que estamos emprendiendo que la palabra sigue siendo lo más esencial y que ella, en contextos como estos, ha permitido que se recupere la imaginación tal como un niño, ha abierto un canal de comunicación importante entre las mismas personas que todos los días conviven bajo el mismo techo; ha logrado forjar una confianza, sin duda, especial para con nosotros; ha permitido que los problemas y las dolencias se dispersen para darle lugar a la poesía, a los juegos de letras, a las anécdotas divertidas, a las canciones, a los chistes, a las sonrisas. Es difícil expresar con palabras lo que llega al alma. Creemos que es mutuo o, al menos así, nos lo transmiten. La lectura a otros es importante porque es una forma de compartir, sobre todo cuando parece que tenemos cada vez menos tiempo de escuchar al otro. Hoy quisiera transmitirles a ustedes, lectores, lo que una mirada de un abuelo puede decirnos, o al menos, lo que esa mirada me dice cuando recito un poema, cuando les leo el texto que armaron entre todos, cuando les contamos sobre nuestra tarea o cuando simplemente aparecemos con nuestro saludo eufórico. Pero solo quedan hoy las palabras. Agradezco a cada voluntario la gran tarea que llevan a cabo, porque hemos logrado ser parte de esas vidas a través de la palabra y siendo lo que somos, con lo mejor que tenemos.
Les regalo, por último, un poema que escribí con cada aporte de los abuelos del Hogar Del Valle en Florida.

Suspiros de tu boca de fresa
Sueños que tienes al dormir
Sueños de ir hacia aquel lugar
del cual siempre vuelves.

Silencio penetrante,
como el que estremece
en la entrada de la Iglesia.
Olvidar aquellas horas de silencio,
como se olvidan las horas
frente al pupitre de la escuela.

Hermoso jardín el de ella
al que quiero entrar.
Bello jardín en el que quiero
permanecer contigo.

Cuenteada+Picnic infantil+Libro libre

Una tarde más en una plaza, pero esta vez en la Plaza Almafuerte de Villa Martelli. Una tarde diferente, solidaria, y en compañía de la juventud de Acción de la parroquia Nuestra Señora de la Guardia. Nos preparamos para una Cuenteada, en la que nuestro narrador invitado, Jorge Potenza, narraría para los chicos. Compartimos una merienda con los que se acercaron. Un picnic en el que también hubo libros y lectura. Como broche de este día, liberamos libros en la plaza con la ayuda y creatividad de los jóvenes de la parroquia.

Visita al Hogar Nuestra Señora del Valle

En nuestra primera visita del 2015 al hogar en Flores, recibimos la participación voluntaria de ex becarios y personal de la Embajada de Estados Unidos que trabajaron con nosotros en conjunto en el día de la Jornada de voluntariado en conmemoración al nacimiento de Martin Luther King en Estados Unidos. La actividad fue coordinada por coordinada por Leamos un libro. Los voluntarios que incluyeron a miembros de Partners Campus Udesa leyeron cuentos a los chicos y les ayudaron a desarrollar una historia para crear su propio libro a través de diferentes comienzos de cuentos pertenecientes al proyecto “Regalamos Cuentos” realizada en el 2012. Repartimos alfajores y, además, la Embajada donó libros para los niños.

Picnic literario infantil en el Hospital Dr. Pedro Elizalde

Por Andrea Ledesma

Todo indicaba que la mañana sería  fría y nublada, pero el sol nos sorprendió aquella hermosa mañana del 26 de septiembre en el patio del hospital Pedro Elizalde. Alejandra y el grupo de voluntarias del lugar nos recibieron con muchas ganas de realizar el picnic literario que esta vez, a diferencia de los anteriores, era para los más chiquitos. La convocatoria fue muy alegre, con música y una guitarra que sonaba de fondo con canciones de María Elena Walsh. Una vez reunidos los chicos y algunos papis en las mantas del picnic compartimos entre todos galletitas y jugo mientras nos preparábamos para narrar el cuento elegido: Sapo Verde de Graciela Montes.
Gracias a las caritas sonrientes  los nervios se fueron del todo en ese momento y logré narrar el cuento, lo que disfruté mucho. Siguieron las actividades: armado de títeres y de un libro álbum grandote que quedó hermoso y dejamos en el hospital junto con algunas copias de los libros del proyecto “Regalamos cuentos”. Crayones y plasticola por todos lados, pintamos,  jugamos y nos reímos mucho.
Una mañana muy linda, llena de buena energía y divertida.La alegría que nos trasmitieron los chicos del hospital nos motivó a seguir trabajando en distintos espacios y a seguir creciendo como organización.

Una tarde en el Hogar

domingo 11-3-12 012Los chicos del Hogar Nuestra Señora Del Valle recibieron con alegría y cariño a Beatriz, Paula y Karina, voluntarias de Leamos un libro. Ellas compartieron con los chicos una nueva actividad relacionada a la lectura y a nuestro proyecto Regalamos cuentos. Pero, como ya es costumbre, siempre del lado del juego. Es más, Beatriz le llevó a los chicos un tren para el hogar. Leyeron el cuento “El hombre de la valija” de Gabriela Faría, cuento incluido en nuestra antología de cuentos, edición 2011. Además, leyeron el cuento “Cuello duro” de Elsa Borneman. Colorearon dibujos relacionados con la ilustraciòn de la tapa del libro Regalamos Cuentos para el cuento del “Hombre de la valija” y de jirafas para el cuento “Cuello Duro”. Los chicos del hogar escribieron sus nombres en etiquetas para que los identificaran, pegaron una foto de la visita pasada en el afiche del día y los dibujos que ellos colorearon, cantaron estrofas de Manuelita, y finalmente le entregaron el trencito para que jugaran. Tampoco faltaron los alfajores. ¡Miren si no hicieron cosas ese día! Una tarde de domingo nuevamente aprovechada al máximo.

“Todo sucedió un día de lluvia”

DSC01076“Todo sucedió un día de lluvia”, una actividad  para difundir el trabajo realizado en el 2011 con nuestro proyecto Regalamos Cuentos.  Esta propuesta dirigida a chicos de entre 6 y 13 años del Hogar Nuestra Señora del Valle en Flores, consistió en la lectura y narración de dos cuentos de la antología del proyecto (“Manuel, el paraguas” y “Osías, el paraguas amistoso”). Paula colocó el afiche en la sala para que vieran el gran paraguas dibujado y fueran entrando en tema. En cada lunar del paraguas, al terminar la actividad, cada uno escribiría su nombre. Beatriz narró “Manuel, el paraguas” y luego se repartieron copias de los dibujos de los cuentos. Todos los chicos quisieron dibujar sobre el cuento; las coordinadoras los fueron guiando. Los grupos se dispusieron en tres mesitas. Karina leyó “Osías, el paraguas amistoso”, haciendo intervenir a lo chicos con preguntas. Para conformar los grupos se repartieron tarjetas con dibujos relacionados a los cuentos, y sugirieron a quienes pudieran escribir que le adjudicaran una acción al objeto: “el paraguas sale de paseo a….”. Por último, Beatriz jugó con los más grandes para que en un papel afiche algunos escribieran palabras relacionadas con “sol” y otros con “lluvia”. Luego le repartieron a los chicos alfajores para la merienda, y dejamos a disposición del hogar una serie de actividades para seguir trabajando con el libro. ¡Felicitaciones a las coordinadoras por llevar esta linda actividad a los chicos! y les comentamos a nuestros lectores que una vez al mes estaremos visitando al hogar para seguir llevando propuestas.

Presentación de la antología “Regalamos Cuentos” (edición 2011)

Regalamos Cuentos 2011Una tarde en una de las salas de la Escuela de Voz y Arte en Martínez. Allí nos preparamos, con todo el entusiasmo, para presentar el producto final de la unión de esfuerzos: la edición 2011 de la antología de cuentos,  “Regalamos Cuentos”. Leímos el prólogo que Patricia Suárez escribió para este proyecto en relación a su experiencia como lectora desde niña. Se expuso algunas de las antologías ya finalizadas, los audilibros que realizaron en la biblioteca de González Catán gracias a Grabriela Farías y hubo una charla en la que se hizo referencia a la organización y al proyecto en cuestión. Ofrecimos espectáculo de narración y entregamos reconocimientos a la escuela involucrada en esta edición. Agradecemos la presencia de directivos, ilustradores, autores y equipo.

De la Palabra al Libro

Este proyecto está dividido en diferentes encuentros donde todos los jueves por la tarde, a través de la palabra como consigna, derivan historias anecdóticas y ficticas, donde surge el juego, la ilustración y la lectura, la cual, poco a poco, irá abarcándolo todo.  A través de una palabra siginificativa y cotidiana, como la palabra “tren”, se emprende un camino que irá, gradualmente, de la palabra al libro. Para llegar a él y a un proceso de alfabetización diferentes nos animamos a viajar por este tren lleno de anécdotas, y así recuperar la oralidad; a descrubrir que allí también hay historias ficticias, y así fomentamos el plano de la imaginación; descrubimos cómo viajamos a través de imágenes, y sabemos entonces diferenciar conceptos; a través del dibujo, logramos fomentar el plano de la expresión artística; hasta que llega el momento del juego, y así ponemos en práctica los saberes y descrubimos qué se puede seguir adquiriendo y aprendiendo. Todo ello conjuega este proyecto que intentamos llevar adelante dentro del Comedor de Barrancas en Belgrano.

 

El vendedor de globos en el Hogar Nuestra Señora del Valle

El vendedor de globos - Club Vélez Sarfield - 02Ayer, Domingo 5, estuvimos en el hogar Ntra. Señora del Valle en Flores. Le llevamos a los chicos la obra de títeres de Javier Villafañe, “El vendedor de Globos”. Luego de la jornada del Festival del Metrobus le tocó el turno al hogar. El teatro de títeres salió a pasear una vez más para llevar esta divertida historia de nuestra literatura infantil nacional. Coordinaron esta actividad Silvia Ferraris, Delfina Korn, Paula Martínez y Daniela Rosito.