Preparando las naves: IV Encuentro LIJ

AdobePhotoshopExpress_5f8fec18b60a4befa5cb399baecf2a33Se acerca agosto y con él un nuevo encuentro que reúne lo mejor de la literatura infantil y juvenil en zona norte. Estamos en preparativos del IV Encuentro LIJ y para esta ocasión tendremos dos jornadas intensas con mucha actividad en torno a la lectura y el mundo de la LIJ. ¿Preparados para sumarse?
Para arrancar con esta fiesta, en la Escuela N.10 de Martínez, los alumnos de primaria harán una muestra para padres y maestras sobre lo realizado este año en el Rincón de Lectura. Además, invitaremos a una editorial que charlará con los chicos acerca de cómo se edita un libro y finalizará la jornada en la escuela con una muestra de ilustraciones y poemas de los alumnos.
La primera jornada de esta fiesta de la lectura, el viernes 11, tendrá un cierre de lujo en El Living de Olivos porque tendremos de invitados a los autores Ana María Shua, Franco Vaccarini y Patricia Suárez, con quienes tendremos una charla abierta.
El cierre del encuentro LIJ será el sábado 12 con la presencia del ilustrador Pablo Médici, conocido como Brocha, y destinado al público infantil con una actividad sobre libros de dicho autor y una entrevista abierta en la que Brocha nos deslumbrará con su arte.

Diego Valentino – Voluntarios protagonistas

IMG_20170603_220312 (1)Los voluntarios toman la palabra y nos cuentan quiénes son, cómo piensan y cómo es su relación con la tarea de mediadores dentro de LUL. Diego, 23 años, vive en Acassuso, dicta clases de Física y Matemática, le apasiona tocar la batería y de vez en cuando construye cajones peruanos. Se inclina hacia el arte, en particular hacia la música y la ilustración. Disfruta dibujar, escalar, hacer yoga, remar y tomar unos amargos en el río. Es lector y escribe bocetos de historias o tramas para juegos de rol como Dungeons & Dragons. Compartir la palabra para él es una manera de disfrutar el momento, aprender, generar vínculos y fomentar la creatividad.

¿Por qué es importante para vos ser voluntario?
Porque me permite conectar con personas de diferentes ámbitos, compartir momentos, historias y experiencias. Siento que puedo generar un momento de apertura y disfrute con la gente que me rodea y eso es algo que me llena.

¿Qué importancia tiene el compromiso con tareas de mediación lectora?
Hoy en día la inmediatez nos lleva por delante y si bien estamos cada vez más tecnológicamente conectados, se ha perdido en cierta medida el diálogo. Brindar un espacio que fomenta la lectura, la oralidad y la expresividad me parece algo sumamente positivo y trascendente para combatir esta tendencia.

Si pudieras registrar en una foto un momento o escena de lectura, ¿cuál sería esa imagen?
Una noche lluviosa, un sillón cómodo y al calor del fuego sería mi escena de lectura predilecta. Otra sería en una hamaca paraguaya, escuchando el ruido de las olas y acariciando la arena con los dedos de los pies.

¿Tus lecturas favoritas? ¿Alguna te dejó sin palabras?
La trilogía Fundación de Isaac Asimov, La música de Erich Zann de Lovecraft, Farenheit 415 de Ray Bradbury, ¿Sueñan los androides con ovejas electricas? de Philip K. Dick y El Hobbit de Tolkien son algunas de las obras que más me gustaron. Un libro que tiene un gran impacto en mi vida es Los Cuatro Acuerdos de Miguel Ruiz pero el libro que me dejó sin palabras es 1984 de George Orwell: me cautivó de principio a fin y me dejó pensando sobre los valores y creencias de nuestra sociedad.

¿Por qué leer? 
Leer para viajar a lugares y situaciones extraordinarias, para dejar volar la imaginación y sumergirse en una aventura, para aprender y conocer culturas lejanas, para reflexionar y construirme.

¿Qué frase te define?
“Si hay música en tu alma, se escuchará en todo el universo”.

Relanzamiento de Chocoletras

2017-23-5--22-19-31Chocoletras es un ciclo de actividades recreativas en torno a la lectura para chicos entre 5 y 9 años en el espacio cultural El Living de Olivos. Nos orientamos a trabajar la lectura desde lo lúdico y la creatividad, uno de los pilares de nuestra organización. En este espacio niños y niñas entran en contacto con la literatura desde otras perspectivas.
Las actividades hacen uso de materiales audiovisuales, se centran en lo lúdico, la escritura creativa, el dibujo, la oralidad, la lectura y la promoción de literatura infantil actual. Es primordial la interacción de arte y literatura, por ello decidimos aunar esfuerzos e invitar a este nuevo lanzamiento del ciclo a Ediciones Arte a Babor, con quienes trabajaremos durante los próximos encuentros. 
2017-23-5--22-29-16

Un nuevo equipo de voluntarios se está conformando para trabajar cada mes en las propuestas que ofreceremos en cada encuentro. El próximo 12 de junio a las 16hs, la Organización Leamos un Libro relanzará este ciclo, con merienda incluida como es la costumbre y un bono contribución sugerido. De ahora en más, con una mirada de trabajo en conjunto más afianzada entre Tierra de Libros, Arte a Babor y Leamos un Libro.

Tomás Rojas – Voluntarios protagonistas

18423183_10209442530048156_3365659401938577986_o

 

Los voluntarios de nuestra organización toman la palabra y nos cuentan un poco más sobre quiénes son, cómo piensan y cómo es su relación con la tarea de mediadores dentro de LUL. Tomás, 21 años, vive en Martínez y se dedica a varias cosas, primordialmente a la familia, a los estudios, a su propia felicidad y la organización. Se dedica a lo que de verdad sienta verdadero, como él mismo dice. En relación con la literatura, Tomás escribe. Cada tanto lee algo, cuando el tiempo que le dedica a la facultad se lo permite. Continue reading

Los libros circulan

WP_20170420_003Hoy nos toca contarles un poco sobre este gran proyecto que esperamos que pronto empiece a funcionar. En el 2016, Lucila Satti de la Biblioteca municipal Froilán González nos invitó a sumarnos en la iniciativa titulada “Los libros también circulan”, la cual propone la creación de bibliotecas públicas en siete paradas del Metrobus Norte con el fin de que los libros también circulen. En este proyecto colaborativo participan diferentes actores: el municipio de Vicente López, la biblioteca municipal, la red de bibliotecas del partido, escuelas, editores y Leamos un Libro. El diseño está a cargo de un colectivo de diseñadores industriales, docentes y estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA.  Continue reading

Chiara Lauría – Voluntarios protagonistas

Los voluntarios de esta organización toman la palabra y nos cuentan un poco más sobre quiénes son, cómo piensan y cómo es su relación con la tarea de mediadores que tienen dentro de LUL.

Hoy vamos a cChiara Lauríaonocer a Chiara Lauría. Tiene 23 años, reside en Tigre y es voluntaria y coordinadora del programa recreativo de Leamos un Libro que se dedica a realizar y difundir propuestas infantiles en distintos espacios dentro del marco de vacaciones de verano e invierno. Además, en su vida cotidiana es estudiante, dicta talleres de escritura creativa y trabaja como correctora de estilo.
Continue reading

Día Internacional del Libro

 

El 23 de abril se nombró Día Internacional del Libro y Derechos de Autor por el fallecimiento de Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. ¿Cómo celebrar? Abran un libro y vivan la aventura. A todos los lectores, les regalamos nuestro homenaje audiovisual.

 

Red Lectura en Verano: Pinamar

Arrancamos el 2017 estrenando una nueva red de circulación de lectura gratuita. En este caso, se trata de la primera biblioteca de lectura libre en el Hotel Siena de Pinamar, partido de la Costa. La biblioteca se creó en el espacio de desayuno para los huéspedes del hotel. Con la consigna “¿qué vas a leer en estas vacaciones?”, la invitación es elegir un libro para que te acompañe en tu estadía, en tu viaje de vuelta o en la playa. Desde Cortázar y Rodolfo Walsh, hasta Stephen King, cuentos de humor y de fútbol, novelas best seller y libros juveniles.

Ciclo de autores de Vicente López: Loreley El Jaber y José María Guerrero

José María Guerrero

escritores-35Nació en Buenos Aires en diciembre de 1942. Casado, tres hijos y cuatro nietos, radicado en Olivos. Licenciado en Publicidad, graduado en la UCES, y Consultor Psicológico (Escuela Argentina de Psicología Social).
La premisa fundamental es escribir por placer, dictamina el escritor. Describe vidas ajenas o rescata recuerdos de los seres anónimos sin memoria. Adora la mentira verosímil, la realidad es un conjunto de creencias, y la humanidad un enorme oxímoron.  Desde historias ficticias cargadas de realismo hasta sueños fantásticos. Siempre en prosa, con profundo respeto por la poesía. El teatro lo entusiasma, acelera su respiración y disfruta de los personajes que dialogan con vehemencia, ternura o un poco de insanía, sentimientos y estados alterados, propios de las contradicciones sociales. En el proceso aparecen en primer lugar las imágenes, luego el concepto o significado y más tarde las palabras que completan la idea, refuerzan o debilitan la comprensión. No le gustan los relatos lineales, admira los meandros de los riachos que siguen buscando lugares nuevos para regar.
Se han publicado tres libros suyos: “Recuerdos Ficticios”, una serie de cuentos, “Flor de Lis”, novela en capítulos unitarios, y “Mostradores”, una obra de teatro. Ha participado en diversas antologías y ha obtenido tres primeros, distinciones especiales y menciones de honor en concursos literarios de cuentos y dramaturgia.

Fragmento de “Recuerdos ficticios”

Parecía viejo por su forma de caminar, aunque no había llegado a los treinta. Rodilla izquierda tiesa, soldada; hombro derecho inclinado, para facilitar el balanceo siniestro, ese que le daba su particular estilo, casi reciente, después de la caída. Y el resto de la figura acompañaba; metía miedo entre los pibes del club. Roeglio Setanta había sido un mediocre maratonista, hasta que se dedicó a trepar balcones y tomar prestado, a cuenta de unos prometedores caballos, que ignorantes ellos, nunca se apuraban por llegar. Tuvo suerte en el aterrizaje desde la linda casa de Florida; no había nadie en la calle, era de madrugada, verano, calor, vacaciones. Estuvo tirado boca abajo, hasta que el mediodía se lo llevaron a la salita, luego al hospital y de allí escapó, evitando molestias explicaciones. Lo ayudó el adivino del barrio, amigo de ley, ciego total. Costaba imaginarse a Ramón, con anteojos oscuros y bastón blanco, empujando la silla de ruedas desde el hospital hasta la casa de Rogelio, en Munro.

Loreley El Jaber

b6750-598725_367543529994429_840854256_nNació en Buenos Aires en 1972. Es poeta y ensayista. Es Doctora en Letras por la Universidad de Buenos Aires e investigadora  del Conicet. Es docente de Literatura Argentina en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.
Publicó su libro La Playa (Viajera Editorial, 2010), La Espesura (Ediciones Del Dock. 2016) y diversos poemas en las revistas Contratiempo (Chicago, 2007), Casquivana (Buenos Aires, 2012) y Sala Grumo (Buenos Aires/ Río de Janeiro, 2013 y 2015). Poemas suyos fueron traducidos al portugués.
Sus publicaciones incluyen, entre otros, el libro de ensayo Un país malsano. La conquista del espacio en las crónicas del Río de la Plata (2011) y el volumen “Una patria literaria”, de la Historia crítica de la literatura argentina (2014), que coordinó en colaboración.

Tres poemas de “La espesura”

Estoy anclada en un mar
de profunda espesura
intento remar
me detengo en la consistencia
de esa agua sin luz
y entiendo que mi destino
no está en el avance ni en el movimiento
ni siquiera en la persistencia
sino en esa espesura repleta de pliegues
que me convoca
a través del tiempo

Qué ganas de desaparecer
que no haya ni tierra ni lógica ni esperas
desaparecer por un rato
y flotar liviana
acariciando el viento
revolcándome en el aire tibio de la mañana
con mi pelo dibujando el cielo
y la mirada limpia
sin un gramo de espesura

Hay un punto
entre tiempo y tiempo
un momento dulce
en que la espereza se hace a un lado
y nosotros
nuestros ojos

un punto
sin escritura posible

El valor de la palabra

Por Daniela Rosito.

Se acerca el final de otro año que nos ha dado grandes satisfacciones. Uno de los logros de este 2016 es haber cumplido una meta más dentro del Programa Comunitario ofreciendo un espacio para la palabra, como me gusta decirle, en los hogares de abuelos. Tengo la suerte, como directora y voluntaria, de pasar por todas las actividades que LUL ha hecho durante años. Cada una tiene su sabor particular, sus gratificaciones, sus dificultades, sus logros. Este año, personalmente, me ha tocado vivir una de las mejores y es, precisamente, el compartir cada jueves en el Hogar San Germán con los abuelos algo de eso que soy y que viene conmigo: las letras. Al principio, el grupo de voluntarios que asiste a los hogares de abuelos no sabía con qué expectativas emprender esta tarea, pero más allá de la difícil tarea de dedicarnos a un grupo etario tan especial como este, la realidad ha superado cualquier expectativa. Aprendimos en este camino que estamos emprendiendo que la palabra sigue siendo lo más esencial y que ella, en contextos como estos, ha permitido que se recupere la imaginación tal como un niño, ha abierto un canal de comunicación importante entre las mismas personas que todos los días conviven bajo el mismo techo; ha logrado forjar una confianza, sin duda, especial para con nosotros; ha permitido que los problemas y las dolencias se dispersen para darle lugar a la poesía, a los juegos de letras, a las anécdotas divertidas, a las canciones, a los chistes, a las sonrisas. Es difícil expresar con palabras lo que llega al alma. Creemos que es mutuo o, al menos así, nos lo transmiten. La lectura a otros es importante porque es una forma de compartir, sobre todo cuando parece que tenemos cada vez menos tiempo de escuchar al otro. Hoy quisiera transmitirles a ustedes, lectores, lo que una mirada de un abuelo puede decirnos, o al menos, lo que esa mirada me dice cuando recito un poema, cuando les leo el texto que armaron entre todos, cuando les contamos sobre nuestra tarea o cuando simplemente aparecemos con nuestro saludo eufórico. Pero solo quedan hoy las palabras. Agradezco a cada voluntario la gran tarea que llevan a cabo, porque hemos logrado ser parte de esas vidas a través de la palabra y siendo lo que somos, con lo mejor que tenemos.
Les regalo, por último, un poema que escribí con cada aporte de los abuelos del Hogar Del Valle en Florida.

Suspiros de tu boca de fresa
Sueños que tienes al dormir
Sueños de ir hacia aquel lugar
del cual siempre vuelves.

Silencio penetrante,
como el que estremece
en la entrada de la Iglesia.
Olvidar aquellas horas de silencio,
como se olvidan las horas
frente al pupitre de la escuela.

Hermoso jardín el de ella
al que quiero entrar.
Bello jardín en el que quiero
permanecer contigo.