Cuenteada Navideña

Hermoso día para salir a contar cuentos, aunque el calor nos hizo esperar un poco a que los chicos salieran de sus casas o dejaran un rato la pileta para venir a la plaza. Como siempre, nos pusimos en preparativos de nuestro espacio de narración, junto al árbol, apenas llegamos. Una vez todo listo, algunos curiosos se acercaron. Se acercaron algunos, muy interesados en la propuesta y a la espera de que comiencen los cuentos. Para comenzar, Silvina rompe el hielo con un villancico navideño que todos acompañamos con palmas. Dado comienzo de la Cuenteada, Daniela narró un cuento bien “argento”, como dijimos ese día, ya que fue escrito por uno de los voluntarios de Leamos un libro, Sebastián Gonzáles. “Renos de paro” fue, entonces, el primer cuento narrado en esta tarde. Rodolfo y los demás renos, cansados de tanto trabajar, deciden hacer paro para que sean escuchados sus reclamos justo el día de Navidad. Papá Noel entonces deberá buscar quién pueda llevarlo, pero este cuento tendrá su final feliz. Cuento que, además, tiene su versión en audiocuento.
Chiara nos contó “Una confusión de navidad” de Liliana Castello. Los chicos estuvieron bien atentos a la historia de los duendes que, por causa de un resfrío, hicieron un lío con los regalos. Retomando el tema del cuento de Chiara, Daniela narró “El duende que quería ser Papá Noel” de Frank Baum. Tuk, uno de los ayudantes de Papá Noel, el más bromista de todos, quiso ser Papá Noel por un día. Al final de la historia, entendió que no era tan fácil como pensaba. Por último, Silvina, para cerrar la Cuenteada, nos contó el hermoso cuento de “El Cascanueces”.
Al cierre, regalamos copias de los cuentos narrados en esta ocasión e hicimos reparto de los souvenirs navideños para colgar en el arbolito.Y, finalmente, regalamos libros, más souvenirs, caramelos y nuestra tarjeta de presentación. Un hermoso rato de cuentos para chicos y la familia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.